Tania Pastrana

Nacida en la Mixteca oaxaqueña oriunda de la Ciudad de Huajuapan de León, de carrera Ciencias de la Comunicación enfocada al ámbito fotográfico; con más de diez años en la fotografía; su trabajo dirigido al ámbito documental se mostrado en seis exposiciones individuales y más de una veintena de exposiciones colectivas.

Fundadora del Taller Chinuni, taller de residencias e intercambios artísticos en el 2013, espacio que busca promover y fomentar la educación artística en Oaxaca vinculando a otras ciudades y países.(pautado por pandemia)

FOTOGALERIA

Los acertijos de la íntima belleza.

La fotografía es transgresora del tiempo. También es testimonio y provocación; verdad y mentira. Aliada de la memoria, de la historia. Protagonista del arte y evidencia cotidiana del transcurrir efímero del que pone los pies sobre la tierra. Tania Pastrana sabe bien de las concepciones implicadas en el intrincado mundo de la imagen y que la verdadera experiencia es aquella que se vive con los ojos bien abiertos, tal como reza el epitafio de Man Ray en el cementerio del Montparnase: “Despreocupado pero no indiferente”. Es decir, hay que ser profesional y lúdico a la vez para lograr tanto la sensibilidad necesaria como lo que bien puede llamarse la creación de lo diferente, aunque se utilicen los mismos recursos, herramientas o técnicas.

Pastrana conoce las amplísimas perspectivas de la fotografía y el compromiso de saber dilucidar bien entre alcances y objetivos en virtud de un proyecto artístico. Si a cierta  altura no hay capacidad de generar un proyecto entonces se está persiguiendo al viento y no queda más que esperar chispazos esporádicos de lucidez. En cambio, cuando la experiencia se ha alimentado de un arrojo propositivo, de una creatividad calibrada, entonces puede avizorarse la gracia estética, sus bordes y las obsesiones que engendra. Por eso el artista cambia con el tiempo, aunque algunos mantienen –con sutil elegancia– su carisma propio de por vida. Es un reto laborioso, enigmático (como lo era encerrarse en el cuarto oscuro –ese anfiteatro de las imágenes– e ir provocando las apariciones) y excitante. ¿Qué fuera del arte sin estas cualidades sensitivas? Lo que nos provoca nos atrae, lo que nos atrae, cuando hay cause, nos trasciende. La fotografía puede tener una amplia gama de justificaciones y proezas. Aunque en estos contextos hay que cuidar siempre de no caer en los tópicos más recurridos.

Autor: Tania Pastrana

Sin duda la fotografía de Pastrana ha sido influenciada por el ente activo de la cultura. Ser oriundo de Oaxaca es un compromiso cuando se ha elegido el arte como buque insignia. Sus trabajos anteriores han ofrecido una mirada documental de aspectos regionales y la naturaleza artística de nuestro folclore e identidad. Mujeres, hombres y enceres retratados en su elemento, sea este el campo, el granero o la festividad –ese “gasto ritual” que nadie elude sino que nos contrae como una fuerza regeneradora. Aquí estriba el encanto de los viejos pueblos sureños más allá de su carencia centenaria que también es herida y espina. Y es aquí que se cumple la sentencia de Cartier Bresson: “Solo tienes que vivir, y la vida  te dará fotografías”. En la serie más reciente de la fotógrafa originaria de la mixteca oaxaqueña pueden percibirse los motivos que la llevaron a encarar su nuevo proyecto. Detrás de la fina estructura de la imagen hay voces, nombres, pueblos, símbolos, naturalezas muertas pero vivas más que nunca.

Pastrana cuenta con 7 exposiciones individuales y ha participado en más de 30 colectivas; su trabajo ha sido manifiesto en diferentes sitios como el Museo Regional de Huajuapan, Museo Estatal Arte Popular de San Bartolo Coyotepec Oaxaca, Museo de la Luz San Idelfonso, Centro Cultural Regional Real del Monte,  Universum, Casa de la Ciudad Oaxaca, Cámara de Diputados Oaxaca, Palacio Legislativo de San Lázaro Distrito Federal, Municipios de Oaxaca de Juárez, Casa de la Cultura Huajuapan de León, Universidad de la Sierra Juárez, Centro Cultural y de Convenciones Oaxaca, Casa del Tiempo UAM, Biblioteca Enrique Garibay & Auditorio de Plata -Pachuca Hidalgo, Centro Cultural Ricardo Flores Magón Oaxaca, Cholula Center Puebla, Galería Espacio 66 en la Ciudad de Querétaro, Galería Larimar, Quintana Galería Oaxaca.

Existe todo un montaje que se arma en la intimidad del silencio para construir una idea. El elemento trasmisor es una vaina, un nopal, una mazorca o una semilla. El objeto retratado contiene una historia de múltiples lecturas que antes entra en el complejo juego de la escena donde aparecerán giros perfectamente calculados de trucos escenográficos y luego desembocará en una impecable técnica de impresión fotográfica o artística que incluye las impresiones en papel de algodón.

Observemos la fotografía “Espina de maguey”. ¿A qué se asemeja? A un pezón femenino. Es cierto que no hay un erotismo deliberado, sin embargo, la asociación psicológica se da por defecto en la mayoría de las veces. En todo caso la retroalimentación visual es inesperada porque depende de la apropiación subjetiva del observador. Otras de las imágenes corresponde a una mazorca cuyos maíces relucientes parecen dientes de plata, una sutil metáfora de la diosa mexica del maíz, Centéotl, también patrona de la ebriedad y de cuyas secretas y fermentadas entrañas proviene la chicha. En esta serie también hay una penca de nopal o “hoja gruesa” que exhibe a esplendor un ámbito simbólico. Se aprecia su carnosa simetría y una defensa espinosa que hace pensar en una planta guerrera. Además de ser un alimento milenario posee un fuerza gráfica que incluso está representado en la bandera mexicana.

Autor: Tania Pastrana

Estos ejemplos encajan en la descripción del autor Mauricio Molina que advertía del doble juego de la fotografía: mostrar y ocultar. Decía que “el objeto real, paradójicamente, al ser capturado por el fotógrafo, deviene metáfora y símbolo”. Por un lado está el objeto en sí, ahí, retratado, por el otro “nos presenta a su doble convertido en signo”. Ese doble está implicado en el propósito ampliado de Pastrana que utiliza la estética como un dinámico vehículo para ponerlo en evidencia. ¿Qué descubrimos? Profundos signos de identificación. Es la alegría del oficio –diría ella– que homenajea lo autóctono y lo convierte en documento social, en memoria de virtudes atemporales (en México siempre seremos hijos del maíz). Tania nos hace ver que imperceptiblemente estamos rodeados no solo de objetos de orden cotidiano –metáforas dormidas– sino de posibilidades de purificar nuestra conciencia de lo que significa vivir en este mundo. Estas imágenes son los acertijos de una íntima belleza de las cosas que ahora ella viene a contar.

Edgar Saavedra/Periodista cultural.


Si está interesado en adquirir alguna de las obras de la fotógrafa Tania Pastrana puede enviarnos un whatsApp 9511283620 para más info. Si requiere una medida específica por favor háganoslo saber.

NOCHES DE ARTE EN OAXACA