Irving Herrera

Nace en Huajuapan de León, Oaxaca, México, 1984. Licenciatura en Artes Plásticas y Visuales,  especialidad en Gráfica, Facultad  de Escuela de Bellas Artes de la UABJO – 2010. Carrera de Instructoría en Artes Plásticas,  especialidad en Pintura,  Antigua Escuela de Bellas Artes de la UABJO 2007.

Mi gráfica busca decirle al observador juicioso que el oficio se constituye día a día con la experiencia que corresponde al tortuoso camino de la practica, del ensayo y error sobre el cual se va ascendiendo y en donde no existe un fin.

Irving Herrera, ARTISTA PLASTICO

ANIMALIDAD Y ABSTRACION

«Una animalidad antigua habita los personajes de Irving Herrera:

es el punto en que se anudan Naturaleza y Cultura. Solo el mito, en el que se actualiza el pasado de la especie, provee las claves donde ambos órdenes conviven reconciliados en un maridaje sin fisuras, que al mostrarse en pleno pronuncia nuestro alejamiento de aquel origen.

La modernidad se caracteriza –es una de sus definiciones- por la clausura de aquella unión primaria por la mediación técnica del mundo de la vida. Pero ese origen vuelve como un atavismo que activa la carnalidad, último reducto biológico de la especie. Es por ello que el erotismo puja con la muerte: a veces, la animalidad es repuesta en estado de calavera; Herrera releva así la tradición mexicana de la gráfica popular, leída ya no en clave política o sacrificial sino vital.

La muerte que nos habita convoca como contracara el erotismo, la carnalidad plena, en la que alardea la potencia muda de los cuerpos que ofrecen su gallardía contundente al ojo, y vuelve real la ensoñación.

Herrera, al hacer de un arte reproductible como el grabado su ámbito de postulación de aquel universo olvidado, repone los dilemas sobre su función en un presente que reniega de su pecado matriz: la enunciación de nuestro origen natural perdido replica el mito romántico de la originalidad singular de la obra de arte a la que pretende no reproductible.

Es allí donde hinca el diente su obra: ambas mitologías se desleen en las naturalezas vivas con que Herrera postula el mundo de la seriación. El mundo es ahora pura serie, los rostros se vuelven multitud, la carne es triste y gozante en su pluralidad manifiesta. Hay en él un desafío en el que se conjugan estado de naturaleza e ironía salvaje: la de aquel que tras el lente –sus personajes siempre miran a una cámara imaginaria- disecciona los secretos más íntimos de la carne sexuada que persisten bajo la forma no expurgada del mito.

Guillermo David
Curador del Museo Nacional del Grabado, Buenos Aires, ARGENTINA.

Si está interesado en adquirir alguna de las obras aquí mostradas puede enviarnos un whatsApp para más información al 9511283620.




NOCHES DE ARTE EN OAXACA